Info PRP

Plasma rico en plaquetas (PRP)

En nuestra sangre, concretamente en la pared de nuestras plaquetas, existen unas sustancias llamadas factores de crecimiento. Estos factores de crecimiento tienen como función promover la regeneración y la síntesis de nuevo tejido. Se activan cuando la plaqueta entra en contacto con un corte o herida, para favorecer la cicatrización rápida de los tejidos y cerrar la herida.

En el tratamiento PRP lo que hacemos es utilizar la fuerza regeneradora de nuestro propio cuerpopromoviendo la síntesisde nueva piel.

¿Cómo lo conseguimos?

Ya que los factores de crecimiento están en la pared de las plaquetas, extraemos una pequeña cantidad de sangre, en el mismo momento del tratamiento, y de esta manera obtenemos las plaquetas que necesitamos.

Sometemos la muestra de sangre a un proceso químico y mecánico para que libere estas preciadas sustancias adheridas a su piel, y en el mismo momento lo reinyectamos en la piel de la capa superficial, justo donde se encuentran los fibroblastos, las células encargadas de formar nuevo colágeno y elastina.

El proceso es sencillo, prácticamente indoloro puesto que el tiempo que empleamos en la preparación de la muestra, la piel está cubierta con una capa de crema anestésica que duerme la superficiey evita las molestias debidas a las infiltraciones.

Todo el proceso se realiza en un total de hora y media. Se lleva a cabo en la misma consulta y una vez finalizado permite seguir con la actividad habitual.

Se necesitan tres sesiones, con una separación entre ellas de tres semanas (para permitir que se forme de nuevo el colágeno), dos veces al año.

¿Qué ventajas obtenemos con este tratamiento?

El fibroblasto es una célula encargada de construir tejidos, entre ellos la piel. Hasta los 20 años trabaja sin cesar para formar todos los tejidos que nuestro cuerpo necesita, pero al frenar el crecimiento para también su trabajo intenso y va adormeciéndose aletargándose en capas más profundas, y con los años muriendo. Solo se activa cuando tiene un trabajo a realizar, como la curación de una herida o una quemadura.

Con este tratamiento lo que logramos es estimular esta célula, liberando las sustancias que hacen que forme nueva piel, sin que haya herida. El resultado es una piel más luminosa hermosa y elástica, que rejuvenecerá tu aspecto, la hará más resistente y disminuirá la flaccidez.

Una vez más la ciencia y la tecnología nos permiten retrasar el paso del tiempo y sentirnos bien dentro de nuestra piel.